Para entender el conflicto entre taxis y las VTC

0
205
El conflicto entre el taxi y las VTC sigue vivo
El conflicto entre el taxi y las VTC sigue vivo

El taxi se encuentra regulado a nivel estatal por la normativa de Ordenación de los Transportes Terrestres, Ley 16/1987, de 30 de Julio, y las licencias son concedidas por las administraciones locales, bajo una serie de requisitos determinados por éstas.

Y el origen de la polémica está en la misma Ley 16/1987, que señala en su art. 48 “a fin de mantener el adecuado equilibrio […], procederá denegar el otorgamiento de nuevas autorizaciones de arrendamiento de vehículos con conductor cuando la proporción entre el número de las existentes en el territorio de la CCAA en que pretendan domiciliarse y el de las de transporte de viajeros en vehículos de turismo domiciliadas en ese mismo territorio sea superior a una de aquellas por cada treinta de estas”.

El reglamento de desarrollo de la citada Ley establece en su artículo único esta misma limitación. Debido a la protección que tuvo el sector y a las limitaciones de acceso a una licencia de taxista, el precio de la licencia de taxi sufrió una fuerte especulación, haciendo que llegara a costar obtener ésta unas cantidades cercanas a 150.000 euros. Pero es desde 2009, año de la liberalización del sector a través de la conocida “Ley Omnibús”, Ley 25/2009 del 22 de diciembre, cuándo desaparece este límite 1/30. Esta proporción 1/30 volvió a instaurarse en 2015, mediante el Real Decreto 1057/2015, cuando ya se habían realizado miles de autorizaciones de VTC entre los años 2009 y 2015. Muchas de las licencias de VTC existentes en la actualidad se deben a esa etapa.

¿Cómo opera el sector VTC?

Para los vehículos de transporte con conductor, se expiden licencias para ejercer la actividad de arrendamiento de vehículos con este personal. Son servicios privados con personal empleado, en régimen de personal autónomo a su servicio. Las licencias se han situado en torno a los 5000 euros, en el mercado principal.

Al igual que con el taxi, la regulación es de competencia estatal, y su concesión y gestión corre a cargo de las comunidades autónomas.

¿Por qué del conflicto?

Actualmente en España existen en torno a 70.000 licencias de taxi, frente a menos de 6.000 licencias VTC.

El punto álgido de su venta tuvo lugar, sobre todo, en el espacio entre la ley de 2013 que obligaba a conductores y conductoras de Uber a llevar licencia VTC y el reglamento de 2015 que estableció, tras las reivindicaciones del taxi, la ratio de una licencia de este tipo por cada treinta licencias de taxi.

La disputa está en el cumplimiento de las limitaciones de licencias existentes que fueron otorgadas durante el período de no aplicación del límite, 2009-2015, la transferencia a las entidades locales para licencias municipales en “transportes urbanos”, así como el modelo de servicio que ofrecen taxi y VTC, los precios en el mercado o los espacios que ocupa cada sector en la vía pública.

Actualmente no se otorgan licencias fuera del ratio, pero el problema radica en las ya concedidas, o pendientes de conceder por las Administraciones durante el tiempo de no ejecución del 1/30, donde se produjo un vacío legal.

¿Y desde el punto de vista de la persona consumidora?: pues las tarifas de VTC pueden ser más beneficiosas en función del momento: el precio de los viajes en las plataformas depende de la demanda que haya en ese instante o para un trayecto determinado.

Deja un comentario