Intermediación hipotecaria

#ADICAEANDALUCIA_CON_EL_CONOCIMIENTO Adicae Andalucía pondrá en manos de sus seguidores las herramientas y argumentos necesarios para forjar en ellos una opinión con conocimiento de causa

0
326
15.000 hipotecas en los juzgados malagueños
15.000 hipotecas en los juzgados malagueños

Ante la proliferación de las situaciones de vulnerabilidad para miles de personas y familias afectadas por la crisis económica, surge la necesidad de buscar nuevas fórmulas para facilitar respuestas útiles para aquellas personas que se encuentran en situaciones de dificultad económica.

La intermediación hipotecaria surge con la finalidad de ofrecer respuestas útiles y creativas que permitan clarificar la superación del momento crítico por el que pueden estar pasando.

Con la intención de facilitar este espacio de diálogo positivo en busca de respuestas útiles surgieron diversas instituciones que pusieron en marcha estos servicios. La intermediación se aplica, al igual que la mediación tradicional a través de un procedimiento que tiene varias etapas:

  1. Primer contacto con la persona deudora: es imprescindible que la persona mediadora ponga en práctica una correcta e intensa escucha activa, que potencie la empatía, ofrezca un refuerzo personal, cree confianza y permita prestar una atención a la persona deudora, que sea profesioanl y a la vez cercana.

    La persona usuaria y la persona mediadora analizan conjuntamente y de forma realista la situación, las posibilidades y las mejores opciones viables para plantearlas posteriormente al banco.

    Si de un primer análisis puede deducirse la aplicabilidad del Código de BPB, se estudian las medidas del Código de Buenas Práctica Bancarias (CBPB).

    Si se detectan cláusulas abusivas, se le informa de la posibilidad de pedir abogado de oficio para plantear judicialmente la defensa ante el Banco.

  2. Contacto y negociación con la entidad bancaria: la entidad que ofrece el Servicio de Intermediación Hipotecaria, suele ponerse en contacto con las personas responsables de las entidades bancarias.

    La persona mediadora expone la situación económica y familiar de la persona usuaria a la Entidad Crediticiaria y le presenta las propuestas para superar la situación que se formularon.

    El banco puede aceptar la propuesta o bien lanzar alguna contrapropuesta o matizar la propuesta inicial presentada por la persona mediadora.

  3. Devolución a la persona usuaria de las contrapropuestas o la aceptación del banco: después de la negociación con el Banco, la persona mediadora trasladará a la persona usuaria lo tratado en la negociación y la aceptación o no de la propuesta formulada inicialmente o la contrapuesta presentada por el Banco, que analizarán en común.

    En abse a la decisión de la persona usuaria si sigue la negociación con el banco, bsucando nuevas fórmulas o diferentes opciones si es preciso, hasta la finalización y el cierre del expediente, que se intenta, agotando todas las vías y posibilidades factibles que se con acuerdos.

  4. Cierre del expediente de intermediación: una vez aceptada por el Banco la propuesta de la cliente o del cliente o finalizada la renegociación de diferentes contrapropuestas que la persona mediadora gestiona entre el cliente o la clienta y el banco..

    En ocasiones se formaliza un documento de cierre de la mediación como acta final o simplemente se finaliza la negociación con el acuerdo, que ambas partes se comprometen a llevar a la práctica cumplimentando los documentos y llevando a cabo las gestiones oportunas, en cada caso, para dar efectividad al acuerdo alcanzado. 1

La hipoteca es el mayor gasto que puede afrontar un/a consumidor/a a lo largo de toda su vida. Al dinero destinado a la compra de la vivienda en sí misma se le une el que se lleva la banca en forma de comisiones, intereses y otros gastos. Por ello es imprescindible tener presente a qué nos enfrentamos y tener en cuenta las advertencias que realiza ADICAE para contratar una hipoteca y prevenir el sobreendeudamiento.

Deja un comentario