ADICAE pide una modernización del Santander en su relación con la clientela

0
450
La Audiencia Provincial de Santander condena a la entidad presidida por Ana Botín al cese en el uso y eliminación de los Valores Santander al declarar nula las condiciones de contratación
La Audiencia Provincial de Santander condena a la entidad presidida por Ana Botín al cese en el uso y eliminación de los Valores Santander al declarar nula las condiciones de contratación

ADICAE ha pedido explicaciones en la Junta de accionistas del Banco Santander por unos criterios de gestión que tanto han dañado la reputación de la entidad y que han generado la escasa confianza de inversores y accionistas, así como los retrasos deliberados e impedimentos en el resarcimiento de fraudes como cláusulas suelo y gastos hipotecarios.

Para la asociación la modernización de la entidad no pasa solo por gastar 20.000 millones en digitalización y tecnología. La entidad debería entender que a corto y medio plazo es necesario para seguir creciendo y ganando credibilidad, modernizar también una relación con una maltratada clientela.

ADICAE ha criticado la poca fiabilidad de la gestión del consejo de administración reflejada en la actual cotización del Santander, en torno a los 4,50 euros por acción, más de dos euros por debajo del valor contable de la entidad. Es el mismo desfase que sufría el Popular antes de su intervención y adjudicación por un euro a la entidad presidida por Ana Botín.

El caso Popular y el papel del Santander en una oscura y abusiva operación que ha dejado a cientos de miles de ahorradores y de pequeños accionistas en la estacada ha sido objeto del discurso de ADICAE. La provisión por el riesgo de litigios, claramente a la baja, minusvalora las respuestas efectivas que la entidad afronta por la compra del Popular.

En definitiva, ADICAE ha preguntado por el coste real de la adquisición del Popular y ha reivindicado la presencia de sus accionistas en la Junta como accionistas del Santander, algo que impidió la entidad al no ofrecer canje de ningún tipo salvo los bonos de fidelización que iban claramente acompañados de condiciones abusivas, una maniobra para liberarse de reclamaciones judiciales a corto plazo.

La asociación, que también ha criticado el empecinamiento en retrasar el pago correspondiente a los clientes por el fraude masivo de las cláusulas suelo, cristalizado en el recurso ante el Supremo de la denominada macrodemanda de ADICAE, ha propuesto a la entidad de Ana Botín dar ejemplo acatando de forma inmediata lo dictaminado por los tribunales e implementando la devolución de lo indebidamente cobrado, con todas las garantías necesarias, a todos los afectados.

Esta cerrazón a retrasar el resarcimiento daña la imagen del Santander, como ocurre también con los gastos hipotecarios. La asociación presentó 1.300 reclamaciones extrajudiciales que el banco no atendió y que han derivado en la consiguiente demanda colectiva en los juzgados.

Deja un comentario